Culturalmente los jóvenes son sinónimo de energía, frescura, y en ocasiones, inexperiencia, en Confiar, queremos darle un giro a este concepto y que también, ser joven, sea sinónimo de trasformación, participación y reflexión.

Por eso en el Bazar se ha dispuesto “un espacio donde se visibilicen y se articulen los procesos juveniles que se desarrollan actualmente en el Área Metropolitana, desde los intereses y las necesidades que unen a los jóvenes; haciendo hincapié en el la transformación social”, como lo explicó Cristina  Londoño, coordinadora del espacio Confiar en la Juventud.

Es así como en la zona verde, contigua al edificio científico, habrá espacios para el diálogo intergeneracional, talleres de arcilla, máscaras, antifaces, clown y de tejido. Un trueque de libro y fanzines. Un museo interactivo y la construcción de un barrio soñado. También talleres de comida vegetariana y vegana, y antimilitaristas.

Además este espacio tendrá dos momentos para la conversación: A las 10 de la mañana “Vida personal y vida colectiva, una misma cosa” a cargo de Juan David Gómez y a las 3:30 de la tarde “Especialización en la educación: ¿una deformación humana?, a cargo de Daniela Cardona, ambos del Centro de Estudios Estanislao Zuleta.